La realidad del waterpolo madrileño

En especial el waterpolo amateur, ya que por mi edad (33) e inexperiencia en este deporte, cuando quise comenzar en las navidades del 2014, me fue casi imposible encontrar espacio.

¿Los motivos? No podía entrenar ni pagando, porque el nivel que había de los equipos era demasiado alto para poder seguir los entrenamientos, y de jugar ya ni hablamos…

Finalmente tuve la suerte de encontrar de casualidad la nueva sección de waterpolo que iniciaba el Club Máster Madrid en una piscina de Arturo Soria y que buscaba jugadores de cualquier nivel, con o sin experiencia para comenzar un grupo de entrenamiento.

Allí encontré hueco y fue donde comenzó todo, pero esa dificultad con la que me encontré hizo que me animase a crear esta web para que todas las personas de mi perfil no se quedasen sin lugar donde entrenar.

¿Cómo está realmente el waterpolo en Madrid?

Por suerte hoy en día, después de mucho trabajo y esfuerzo, existen varias escuelas amateurs por todo Madrid (me parece un gran logro y de mucho mérito) e incluso tenemos una Liga Amateur/Máster que nos permite jugar partidos entre nosotros una vez al mes.

Pero de lo que quería hablar hoy es de mi asistencia a unas jornada de waterpolo que ha organizado la Federación Madrileña de Natación, con diferentes ponencias.

Ya fue Enrique Toste el que inició con esté fantástico artículo en su web que fue compartido masivamente en redes sociales por todo el mundillo del waterpolo Radiografía de un waterpolo “in creciendo”  que te invito a que leas porque muestra muy claramente como está el waterpolo nacional.

Y me alegra mucho que la FMN haya querido tomar parte para intentar mejorar la situación del waterpolo de Madrid, que por desgracia tenemos que decir que es delicada.

Es obvio que el waterpolo en otras Comunidades Autónomas está dando unos pasos hacia adelante bastante importantes, y que Madrid, a pesar de tener equipos en División de Honor y ligas nacionales, se encuentra con clubs que tienen que hacer malabares para poder sacar adelante la temporada.

Remando todos a una en la misma dirección

Con el esfuerzo de voluntarios, padres, familiares, entrenadores que echan horas extra, directivos que no cobran y tienen que trabajar en otros trabajos, etc etc.

Sumado a la escasez de piscinas, los jugadores de calidad que se marchan a otros lugares o peor aún, los que directamente dejan el waterpolo.

No me quiero extender demasiado, pero sí señalar que hay unos 750 niños y niñas que participan en los Juegos Deportivos Municipales y que son el futuro de nuestro waterpolo.

Niños y niñas que no podemos perder, porque sino ellos lo que hay ahora se puede venir abajo como un castillo de naipes.

Hay que buscar la forma de engancharles a este deporte frente a la oferta de actividades deportivas y extraescolares a las que tienen acceso.

La unión hace la fuerza

Creo que todos coincidimos en querer hacer las cosas bien, un buen paso ha sido reconocer el problema, y otro buen paso es que los clubes muestran una buena voluntad de unión y colaboración para crear buenas sinergías que nos beneficien a todos, por supuesto con la ayuna inestimable y necesaria de la Federación madrileña.

Si este 2018 todos empezamos a hacer equipo y a remar hacia adelante, el waterpolo en Madrid va a sanearse y los resultados positivos se verán antes o después.

En la actualidad, después de estos años intentando disfrutar de este deporte que me ha enganchado desde el primer día, tengo ganas de verlo seguir creciendo, que las tornas cambien y que en vez de sufrimiento por salir adelante haya ilusión porque las cosas están saliendo bien, que crecemos en cantidad y calidad, y que cuando ya no pueda jugar, tenga un lugar donde seguir disfrutando y aportando al waterpolo.

¡Nos vemos en las piscinas!