Echando de menos el waterpolo

Me está pasando una sensación curiosa, por primera vez desde que descubrí el waterpolo en 2014, lo estoy echando realmente de menos.

En años anteriores, por el motivo que sea, quizás alguna vez porque jugué muy poco, o por motivos personales, cuando llegó el mes de Julio y finalizó oficialmente la temporada de waterpolo para mí fue un descanso parar y marcharme de vacaciones para no volver a acordarme del balón amarillo hasta la pretemporada en Septiembre.

Pero ahora a la mejor tiene que ver que para mí ha sido mi mejor año en el waterpolo.

No solo por haber jugado una buena temporada junto a mis compañeros del Villalkor, formando un grupo de gente maravillosa e implicada, que a pesar de ser una Liga Amateur no federada, nos la hemos tomado en serio y hemos ganado invictos.

También ha sido mi primera temporada como arbitro de la FMN, y aunque empecé a pitar en Enero, he cogido todos los partidos (incluso cuando ha habido renuncias) que me ha dado la vocalía.

Ha sido una experiencia muy buena, he disfrutado arbitrando, intentando superar los momentos complicados que se han ido presentando, aprendiendo de los consejos de mis compañeros y compañeras, y finalmente quedándome con ganas de más.

Y así ha sido, cuando mejor me sentía y más metido estaba, de golpe se para todo, se acaba la liga y se acaban los arbitrajes de la territorial.

FIN. Comiendo oficial del verano para mí.

Ahora echo de menos a mis compañeros de equipo, echo de menos verles, entrenar con ellos, jugar partidos. Echo de menos recibir una convocatoria para arbitrar un partido.

Echar de menos muchas cosas es algo bueno, creo que significa que algo te gusta y que estás haciendo lo que te apetece hacer.

Siento algo de envidia cuando veo a los equipos que se van a disfrutar de los torneillos de verano y también cuando otros árbitros nacionales siguen pitando en los Campeonatos de España.

Envidia sana, por supuesto 😉

Es curioso, y no sé si a alguien más le pasa, cuando llevas toda la temporada entrenando en grupo, ahora que tengo una piscina muy maja al lado de mi casa, me está costando horrores coger la bolsa de entrenamiento e irme para allí.

Es como que solo no me sale, pero no valen las excusas, hay que mantener la forma y no cometer el error de otros veranos de “dejarme ir” estos meses y luego a la vuelta llega el tío Paco con las rebajas y me entran los siete males.

Bueno, de momento me despido, con el propósito de seguir entrenando, aunque me cueste hacerlo solo, con ganas de volver a arbitrar la nueva temporada ya con las nuevas reglas bien asimiladas y quizás con alguna nueva motivación y retos que de momento no voy a adelantar hasta que se confirmen pero que me podrían seguir haciendo feliz dentro de este deporte.

Os deseo un excelente y merecido verano a todos y a todas y nos vemos por las piscinas!

2 comentarios en “Echando de menos el waterpolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s