Aprendiendo de mis errores para seguir mejorando

Si has seguido mi evolución recientemente, ya sabrás que soy un apasionado del waterpolo, y como buen apasionado también autodidacta.

Sobre todo suelo escribir estos artículos compartiendo las cosas que voy aprendiendo con personas que al igual que yo se están iniciando en este deporte a edad adulta, o quizás también pueda servirle a alguien que esté todavía en categorías.

El año pasado cuando estuve en Rivas, jugando con el equipo senior la liga madrileña, apenas jugué nada y realmente no puede aprender mucho, tengo que ser sincero.

No fue culpa de nadie, el waterpolo es así, un deporte donde juegan los mejores o los que están mejor preparados, no era mi caso, ni de lo uno ni de lo otro.

El equipo contaba con buenos jugadores, y no había espacio para todos, pero lo que es verdad es que si no juegas no aprendes.

Este año si he tenido la suerte de jugar la liga de Castilla y León con el Parquesol Valladolid, que me ha dado la oportunidad de jugar con ellos y seguir aprendiendo.

Y así ha sido, un aprendizaje acelerado, que aunque de pocos partidos (solo 6) cada uno de ellos me ha servido para aprender un montón de cosas que creo que puedo decir me han hecho un poquito mejor waterpolista de lo que era hace unos meses.

También entrenar y jugar en Madrid con mis compañeros de la escuela de waterpolo amateur, incluso jugar con ellos algunos partidos amistosos y el 1º Torneo Villalkor, ha sumado su granito de arena.

Personalmente lo que he experimentado de las carencias que tenemos los waterpolistas novatos, son las siguientes;

– Falta de fondo físico: Quizás esta es de las más evidentes, sobre todo para los que como en mi caso no hemos sido nadadores, porque si ya has nadado o nadas regularmente, adaptarse al waterpolo es más sencillo. Obviamente la intensidad de los entrenamientos de un waterpolista amateur que practica por hobby no se puede comparar con un waterpolista de cualquier categoría que participa en competición.

– Querer hacer demasiado: Personalmente esta me ha perjudicado demasiado, y la he sufrido en muchas ocasiones, jugando no solamente en mi posición sino metiéndome en la de los demás, molestando sin querer a mis compañeros, y al final ni ayudando en la mía ni en la de otros. Si juegas de 4 no te vayas a 3 o te metas en 5, céntrate en hacer bien las cosas en tu “zona”.

– No hacer amenazadas: Otro error que me ha pasado creo que el 90% de las veces, es al ir a lanzar, a pesar de haberlo practicado en entrenamientos, tirar a la primera, sin hacer amenazadas para fijar al portero o esperar que baje. Si tienes un buen chut, quizás tirar a la primera sea una buena opción, pero si no eres buen lanzador, hacer antes un par de amenazadas ayuda.

– Poca fortaleza mental: Esto tiene relación seguramente con la inexperiencia en la competición, por ejemplo, cuando jugábamos contra un equipo y ves que el rival es mejor física y técnicamente que tú, a mí me ha afectado y me he venido un poco abajo, he notado peor rendimiento, más errores, estar un poco fuera de partido. Por el contrario, cuando he jugado contra jugadores que interpretaba que estaban peor que yo, en vez de controlarme he cometido el error antes citado de querer hacer demasiado y no ha beneficiado ni a mi juego ni a mi equipo.

– No buscar la falta: Buscar la falta es una de las cosas fundamentales en el waterpolo, a no ser que quieras que te roben la pelota. Esto es quizás lo que más nos cuesta a los amateur interiorizar, que hay que buscar la falta para proteger el balón si tienes una defensa con presión de tu rival. El no saber buscar la falta, hundirse correctamente soltando el balón, hace que en los partido de waterpolo amateur haya tanta perdida de posesión.

– Visión de tubo: La comparo a cuando te estás sacando el carnet de conducir, que solo ves lo que tienes en frente, no ves ni peatones, ni señales, ni nada, en waterpolo nos pasa igual a los que llevamos poco, y más si vamos fatigados. Es como si mirases por un tubo, a veces ni si quiera llegas a ver la portería. Nos falta esa tranquilidad y control del juego para tener una vista periférica.

– Poca velocidad de reacción: Otro clásico del waterpolista amateur, cuando hay una jugada que acaba en lanzamiento, por ejemplo, todos nos quedamos mirando la pelota esperando el desenlace, ya sea gol, parada o fuera, mientras que el defensor ya ha lanzado la contra y saca unos metros nadando.

– Técnica incorrecta: Este es obvio, todos los errores técnicos que comentemos, de posicionamiento, colocación, etc, por no haber tenido la experiencia de años en categorías para interiorizarla.

Creo que estos son los errores más habituales que he cometido esta temporada, seguramente hay alguno más que ahora mismo no recuerdo, son tantos…

Pero me pongo como reto corregirlos para la temporada que viene, no puede ser tan difícil, ya que los tengo localizados y solo hay que trabajar entrenando duro, escuchando y aprendiendo de las personas que saben más y tener la actitud y las ganas de no darse por vencido y mejorar.

No sé cuanto tiempo podré seguir al waterpolo, ya sea porque me respeten las lesiones o el trabajo y tiempo me lo permita.

Mi intención es forzar la máquina todo lo que pueda, pero en el proceso intentar hacerlo todo lo mejor que sea capaz, no por los demás, o por el equipo, sino por mí mismo, porque soy una persona perfeccionista y cuando hago algo me gusta intentar hacerlo bien, aunque a veces las leyes de la realidad no lo permitan.

Sea lo que sea, seguiré informando y compartiendo experiencias por si pueden ayudar a otros.

¡Nos vemos en las piscinas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s