1951 Euforia

Equipo nacional que resultó imbatido en todo el año 1951 y campeón en los Juegos Mediterráneos de Alejandría. De izquierda a derecha, de pie: Leandro Ribera, Carlos Martí, “Bandy” Zolyomy (entrenador), Francisco Castillo y Ricardo Conde. Agachados: Juan Luis Abellán, Agustín Mestres, Antonio Subirían. Formación que se presentó en la primera e importante victoria conseguida ante Francia.

El waterpolo español, que en 1935 ya había alcanzado un nivel internacional más que notable, sin cristalizar, en alguna victoria o triunfo extraordinario, especialmente como equipo nacional, vivió en este 1951 un momento de gran auge que lleva quedar invicto en todas las competiciones nacionales de la temporada.

Los éxitos políticos comenzaron el mes de mayo con ocasión del octavo encuentro contra Francia, en Madrid, programado para que sirviese de inauguración del nuevo Estadio Náutico de la Casa de Campo y dentro de las Fiestas de San Isidro.

Sin título55

Roberto Queralt (arriba) y Ricardo Conde eran los “motores de arranque” de los contragolpes ideados por Zolyomy.

Y el tiempo, habitualmente dulce y bueno ya en mayo, jugó una mala pasada, hasta el punto de tener que disputar el “match” en la piscina exterior de La Isla, que, por estar el agua bajo el sol desde hacía unos días, tenía una temperatura menos glacial que la de la novísima Casa de Campo.

En estas condiciones, malas para todos, conseguíamos una victoria sobre Francia (6-2), la primera que se lograba a lo largo de los ocho encuentros que componían, en aquellos momentos, el historial de tales confrontaciones.

El partido fue perfecto a pesar de no poder contar con Roberto Queralt, que unas semanas antes había sufrido un accidente de circulación yendo en moto y que le tenía aún hospitalizado.

En julio el equipo viajó a Lausanne para destrozar a los suizos por 15 goles a 0.

La racha continuó a finales del mismo mes de julio en el encuentro contra Alemania en Barcelona, en unos excelentes festivales conmemorativos del XXX Aniversario de la Federición Catalana, donde también por primera vez se batió a los teutones por un claro 10-6 que creó una euforia incontenible.

Y como cierre llegó la victoria en los I Juegos Mediterráneos disputados en Alejandría. Por primera vez se consigue que el himno español se interprete por un triunfo en una piscina.

En ella, Carlos Martí, supliendo a Francisco Castillo, corajudo capitán por aquel entonces pero que había quedado lesionado en un partido anterior y no pudo jugar el último, sube al podio de honor en representación de sus compañeros.

Y ello después de luchar a fondo contra los egipcios, que estaban en casa, y los griegos, que parecían estar en un frente de guerra a juzgar por el empeño que pusieron y la manera de jugar.

Este año estelar se consiguió bajo la acertada dirección del entrenador Zolyomy, hombre de grandes conocimientos técnicos y experto en la manera de tratar a los jugadores, especialmente a los españoles, pues no en vano aprendió sus genialidades, para no decirlo de otra manera, en su anterior período italiano, en que trató con jugadores de temperamento parecido.

historia del waterpolo español

Fuente; Historia del waterpolo español (1908-1994)
Juan Antonio Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s