1948 Zolyomy, 1ª Parte

Empieza el año 1948 bajo el signo de los Juegos Olímpicos. El C.I.O. designa a la ciudad de Londres como sede de los mismos en homenaje a los sufrimientos de la capital inglesa durante la Segunda Guerra Mundial.

España se apresta a participar. Son los primeros Juegos que se organizan bajo la coordinación de la Delegación Nacional de Deportes, con unas posibilidades económicas no muy grandes todavía, pero mucho más importantes que en anteriores ocasiones.

Con su anuncio se renuevan las gestiones del C.N. Barcelona en busca de un entrenador adecuado, y a través de una trampa peliculera se toma contacto con el húngaro Andrés Zolyomy, entonces en Itali, que después de ayudar al encumbramiento del waterpolo italiano, no se sentía suficientemente recompensado por su trabajo. Puestos al habla con Zolyomy se le hizo venir a Barcelona, a donde llegó el 5 de abril de 1948, entrando en funciones inmediatamente, iniciando la primera de sus dos etapas españolas.

Se casó con la nadadora del C.N. Barcelona, Carmen Segura, y se nacionalizó español, quedando fuertemente ligado al waterpolo español, en el que dejó una huella profunda y una escuela en la forma de entender que creó muchos y aventajados alumnos.

Acuciado por el tiempo, hubo que improvisar la preparación para los JJ.OO utilizando el “material” humano de que en aquel momento disponía España. En principio no descartó a nadie, pero la realidad se impuso y los que se resistían a retirarse no tardaron en hacerlo.

André Zolyomy

André Zolyomy

Se hallaba entre ellos, aunque no era tan “viejo”, el portero de llamado “equipo maravilla” que inmediatamente antes de la guerra española parecía destinado a sustituir a los veteranos del 28. Se trataba de Mateo Manguillot, en quien Zolyomy intuyó grandes condiciones para ser un buen árbitro. Así que le aconsejó que dejara la portería y se dedicara al arbitraje. Manguillot aceptó la idea e inició una trayectoria llena de éxitos en este campo, como también veremos.

Con vistas a Londres, se designó una preselección muy abierta, a modo de incentivo y reconocimiento de méritos hacia algunos jugadores que colaboraron en la preparación del equipo, aunque luego no fueron seleccionados. Entre éstos estaban los madrileños Piernavieja y Senra, y el andaluz Aramburu.

La preparación de los solistas comprendía un encuentro contra Austria, en Barcelona, que peligraba por las dificultades de visado de los austríacos, sujetos entonces a la ocupación de su país por las potencias mundiales que habían ganado la guerra. Estas dificultades se solucionaron, en la parte correspondiente a los waterpolistas (el encuentro era de natación y waterpolo), gracias a la ayuda que pudo prestarles en Italia el árbitro español Tomás Batallé, que por primera vez había sido invitado a arbitrar en el extranjero y había acudido a Turín para dirigir el encuentro Italia-Austria.

El encuentro España-Austria, fue muy bien jugado por los españoles, venciendo el primer día por un contundente 9-2 y el segundo día, con algunos suplentes, por 5-4, en partido asimismo oficial. En el primero debutó internacionalmente en la portería Federico Salvadores, del Canoe madrileño, incorporándose por primera vez un jugador de fuera de Cataluña al siete nacional.

historia del waterpolo español

Fuente; Historia del waterpolo español (1908-1994)
Juan Antonio Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s