1945-1947 Atonía

La falta de incentivos internacionales tiene dos consecuencias, una negativa y otra positiva. La primera es la escasa eclosión de jugadores jóvenes, de calidad, en el C.N. Barcelona, que permite a los “viejos” de 1935 (Jaime Crueles lo es desde 1924) seguir como titulares indiscutibles del equipo nacional. La segunda es que favorece la expansión del waterpolo nacional.

Esto último sucede, sobre todo, en Cataluña, cuyo Campeonato Regional viene registrando más de 30 equipos participantes y permite la disputa de torneos en diferentes categorías: Primera “A”, Primera “B”, Segunda “A”, Segunda “B”, Segundos equipos “A”, “B”, “C”, etc. Claro que el C.N. Barcelona, con la única limitación (al igual que los demás clubs) de tener un solo equipo en cada categoría, sigue dominando ampliamente y venciendo en todas ellas. Pero los Barceloneta, Sabadell y Martorell, entre otros, van situándose a un nivel técnico muy aceptable.

selección nacional waterpolo 1945

Selección nacional waterpolo 1945

Fruto de este progreso es la aparición de jugadores llamados a incrustarse en las tupidas filas “cenebistas” que, en los treinta y siete años transcurridos desde 1908, no han permitido a jugador alguno, no perteneciente al C.N.B., ser seleccionado para el equipo nacional.

Entre estos hombres debemos señalar a Antonio Bayarri, del C.N. Barceloneta, aguerrido delantero centro; a Valentín Sabaté, del C.N. Martorell, campeón de 400 metros libres y por tanto excelente mediocampista, y sobre todo a Juan Serra, del C.N. Sabadell, portero de innatas condiciones, que maravilla con sus espectaculares saltos con todo el bañador por encima del nivel del agua.

Antonio Bayarri

Antonio Bayarri

En el resto de España también se hacen progresos. Vemos que celebran partidos en Sevilla. Aragón, que ya había celebrado su primer Campeonato Regional en 1935, vuelve a despertar.

Y en Castilla, el Canoe apunta serias figuras, como Federico Salvadores, Ángel Senra o Carlos Piernavieja, quien después de gustar las mieles de la internacionalizad en otros deportes, aspira (nunca lo conseguirá) a lograrlo también en el waterpolo. Lo mismo en Palma de Mallorca, cuyo club es uno de los asiduos en los Campeonatos de España.

Con todo, los Campeonatos de España de este 1945 disputados en la piscina del Helios zaragozano, donde se celebran los de natación, siguen contando con sólo cuatro equipos, que se clasifican así: 1º, C.N. Barcelona; 2º, Canoe N.C.; 3º, C.N. Sabadell; 4º, C.N. Palma.

Este inicio de expansión y su secuela de posibles internacionales, unida a la inexistencia de un entrenador foráneo de reconocido prestigio, hace que la Federación Española nombre a un trío seleccionador responsable de esta tarea, que se personifica en Roberto Seriñá y Tomás Batallé, del Barcelona, y Joaquín Morera, del Tarrassa.

Pero, como decimos, la actividad de la selección nacional se limita a un España-Portugal (ida y vuelta), primero en Barcelona, donde juegan dos partidos. El primero a base de una alineación compuesta por los mismos jugadores que fueron titulares en 1935, con la única excepción de José Cabrejas, que es suplido por Francisco Castillo y que vence por un claro 8-0.

Y el segundo con un siete mixto de “viejos” y “menos viejos”, que también vence por 9-1 y en el que se da entrada, en la segunda parte, a Antonio Bayarri, que se convierte en el primer jugador internacional no perteneciente al C.N. Barcelona, aunque las estadísticas tardaron en recoger esta circunstancia.

historia del waterpolo español

Fuente; Historia del waterpolo español (1908-1994)
Juan Antonio Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s