Debut en la Liga con victoria 18-8 contra el Cuatro Caminos C

Ya de vuelta a casa, después de comer, puedo escribir que tal ha sido la experiencia de jugar por primera vez un partido oficial de waterpolo, en este caso con victoria en la Liga Madrileña.

Reconozco que he pasado una mala noche, cené un plato de pasta sobre las 21:00 y a las 22:30 ya estaba en la cama para despertarme sobre las 7:30, desayunar y ponerme rumbo a la piscina de Cagigal. Pero me costó mucho dormir, me recordó a esas noches de navidades cuando eres pequeño y vienen los Reyes Magos, pues algo así he sentido yo, creo que me he terminado durmiendo a las 2:00 de la madrugada…

He llegado el primero a la piscina, puedes verla arriba en la foto, tranquila y sin gente, lista para el partido que íbamos a jugar una hora después.

No voy a analizar mucho el partido porque no soy ningún experto, solo comentar que mis compañeros lo han hecho muy bien, desde mi punto de vista, jugar con gente que sabe y tiene experiencia me ha dado mucha seguridad.

Mi primer contacto con el agua ha sido un poco extraño, me explico, el entrenador me ha dicho que entrase en posición 5 ya en el segundo cuarto cuando llevábamos una ventaja importante en el marcador, y el jugador que estaba en posición 1, un señor mayor más grande que yo, de categoría Máster, que se notaba que había jugado a waterpolo anteriormente me ha hecho tragar agua.

Estoy acostumbrado a jugar contra nuestro equipo femenino en nuestra piscina, y ellas son más pequeñas físicamente que nosotros, pesan menos y lo máximo que me han hecho ha sido bajarme un poco el bañador para evitar una contra, pero contra este jugador me he enfrentado a uno de las situaciones que temía encontrarme, que es cuando te enfrentas a una persona más grande que tú y con más experiencia.

Él muy sabiamente ha usado sus pillerías conmigo, por ejemplo nada más salir, nos tocaba atacar a nosotros, y me ha estado agarrando del brazo por debajo del agua para impedir que me moviese, me ha estado incordiando y esa pequeña “pelea” que he tenido para zafarme, ha conseguido su objetivo, cuando hemos tenido que volver a defender estaba fatigado y con la lengua fuera, y no llevaría ni un minuto en el agua y apenas había nadado, no me quiero imaginar lo que tienen que sufrir los que juegan en boya y los cubre, ¡menudos santos!

He pedido el cambio al entrenador y he salido al banquillo con la lengua arrastrando por el suelo, el jugador de Cuatro Caminos me había ganado la partida en esta ocasión, y es cierto que podría haber aguantado en el agua, pero creo que mi función no es la de arrastrarme y prefería salirme y no molestar al equipo que quedarme y no aportar nada, así que yo creo que he hecho lo más adecuado, si estás muerto hay que salirse.

En el último cuarto he vuelto a entrar de nuevo, esta vez ya le tenia cogida la matricula a este jugador, al que  me ha tocado de nuevo tener en frente, y esta vez no he caído en la trampa, lo que me ha permitido estar más tiempo en el agua, más cómodo (todo lo cómodo que se puede estar en tu primer partido) y he participado en dos jugadas de ataque y defensa, y una de ellas ha finalizado en penalti a nuestro favor.

Aquí lo llamativo, es que el jugador del 4K, al ver que yo era novatillo, en vez de quedarse en posición 1, ha hecho lo más inteligente, que es entrar a la doble boya, yo he intentando cubrirle como he podido, un compañero lo ha visto claro, le ha pasado el balón al agua, y aunque yo tenia las dos manos fuera del agua, él ha sido de nuevo más pillo, agarrándome la mano y forzando mi primera expulsión.

Estas han sido mis sensaciones en el partido de hoy, haciendo balance tengo que reconocer que me he sentido bien, me gusta formar parte de un grupo, por primera vez desde que entrenamos los que estábamos ya en Rivas junto a los nuevos compañeros que vienen de la Concha, he sentido que empieza a haber una afinidad de grupo y de equipo, ya no somos los dos grupos separados que había al principio en Septiembre, sino que empezamos a ser un solo grupo y estoy seguro que eso me va a ayudar a mejorar y aprender mucho.

Desde aquí dar las gracias a todos por los consejos, estoy muy contento porque varias personas que me han visto desde la grada o del banquillo me han comentado que el tiempo que he estado en el agua me han visto bien, me quedo con eso, y ahora con muchas más ganas de seguir entrenando para poder aportar lo que este en mi mano, ya sea jugando unos minutos cuando este convocado o desde la grada animando cuando toque.

1, 2, 3…¡Rivas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s