1931-1932 A medio gas

En 1931 tocaba Campeonato de Europa (Paris), cuatro años después de Bolonia, pero las perspectivas de aquel equipo español de waterpolo participara en ellos eran francamente lejanas.

Así que el C.N. Barcelona, tras disputar en primavera sus clásicos festivales internacionales, organizó una excursión por la Europa Central que fue calificada de famosa.

Unas veces como club y otras como equipo nacional, los jugadores actuaron en Karlsruhe, Praga (dos veces), Budejovice, Brno, Bratislava y Millstadt (dos veces).

En Praga y Millstadt la presentación fue como equipo nacional, resultando batidos frente a Checoslovaquia por 3 a 0 y frente a Austria por 2 a 0. Menudearon los incidentes (los propios de una gira tan complicada, co tanto jaleo de trenes y los de falta de cumplimiento de sus obligaciones por parte de los anfitriones, etc). La excursión, no obstante, fue desarrollándose y en todas partes se dejó el pabellón a la altura deseada.

El equipo estuvo formado por Gonzalo Jiménez (que actuaba de jugador, capitán y delegado en una sola pieza), Sema Palatchi, Ramón Borrás, Ricardo Brull, Juan Gamper, Rafael Jiménez, José María Puig, Ángel Sabata, Salvador Parés y Rudy Schulz. Este último, como conocedor del idioma alemán, tuvo trabajo esta con los clásicos discursos en recepciones y banquetes.

La excursión, sin embargo, no mitigó el disgusto de los jugadores por su ausencia de los Campeonatos de Europa. Como tampoco la invitación de varios clubes de Lisboa, a donde el Natación Barcelona acudió para sentar cátedra, o la parada (al regreso) en Madrid, donde se hizo labor de proselitismo en el curso de varias exhibiciones.

Fue, en suma, un año faltado de perspectivas “entusiasmantes”. Tanto por la ausencia de París como por la circunstancia de que en 1932 los Juegos Olímpicos se celebraban en la otra orilla del “charco”, es decir en Los Ángeles, y nuestra exclusión estaba prácticamente sentenciada.

Ernest Speissegger

Ernest Speissegger

Había el aliciente, eso sí, de las Bodas de Plata del Club, que llegaron en 1932 y se festejaron con todo esplendor, tanto en el orden social como en el deportivo, ya que no faltaron los clubs “amigos” de Europa: alemanes, austríacos, franceses, italianos, portugueses y checos, que acudieron a Barcelona con sus mejores deportistas, colaborando en que las fiestas de aniversario quedaran registradas en los anales del Club como uno de sus momentos mágicos. Evidentemente, estamos refiriéndonos al C.N.B., pero si tenemos en cuenta lo que el waterpolo representaba en él, podemos concluir que nuestra especialidad fue su máximo protagonista.

Por otra parte, 1932 fue un buen año para la expansión del waterpolo. En Cataluña se inauguraron varias piscinas (Terrasa, Sitges, Reus, Manresa, la de Martorell lo había sido en 1931), y como funcionaban nuevos clubs (Barceloneta, Sallent, Mediterrani, Poble Nou) y existían otros, ya desaparecidos (el de la F.A.E.E.T. Federación de Alumnos y Ex alumnos de la Escuela del Trabajo, el Club de Mar, etc), se crearon nuevos focos de actividad waterpolística, en los que los clubs “veteranos” hicieron una gran labor propagandística con exhibiciones y partidos.

Aunque negativa para el waterpolo catalán, también puede inscribirse como buena para la expansión de la especialidad en España la marcha a Madrid a finales de 1932 del entrenador Enrique Granados, contratado por el Canoe N.C. para elevar el nivel técnico de su natación (lo que más le gustaba a “Don Enrique”, como allí se le llamará siempre), pero también el rudimentario waterpolo que entonces se practicaba en Castilla.

La baja de Enrique Granados la suplió el C.N. Barcelona con el húngaro Ernest Speissegger, quien, según los cronistas del Club, “era el primer técnico contratado, no en virtud de recientes proezas natatorias” (en alusión al currículum de los Vasseur, Couvert o Thompson), sino que,a demás de sus veinticinco años como jugador, venía precedido de una autoridad que le proporcionaban sus actuaciones como árbitro y como técnico magyar, forjado, junto a Bela Komjady, del equipo nacional húngaro, máximo exponente del waterpolo mundial de entonces.

historia del waterpolo español

Fuente; Historia del waterpolo español (1908-1994)
Juan Antonio Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s