Las vidas de Miki Oca

Horas después de que sus chicas se proclamasen campeonas del mundo en la piscina Picornell de Barcelona, el pasado 2 de agosto, Miki Oca desapareció del mapa. No acudió a la cena de homenaje en el Village del Palau Sant Jordi, no contestó a los mensajes de la prensa, su teléfono se quedó sin cobertura.

Cuentan algunas integrantes del equipo que lo vieron al día siguiente en el hotel. Cuarenta y ocho horas después contestó los mensajes que había recibido, cuando ya estaba en Alcorcón, su ciudad, y los focos del éxito habían dejado de alumbrarle. Huyó de ellos como el que esquiva la fama, demasiada gloria para una persona que ha crecido, se ha caído, se ha levantado y ha triunfado sobre su regazo; tímida, pero a la vez valiente.

Oca (Alcorcón, 1970) es, ante todo, pura pasión, ca-paz de hipnotizar al equipo femenino con su convicción, maestro del coaching, líder espiritual que en los últimos años se aficionó al yoga y cuenta con un abanico de experiencias únicas, que le hacen tener cuatro o cinco vidas en una sola, y a sus 43 años.

Aquel chico de 1,87 comenzó a jugar a waterpolo en el Ondarreta, club de su ciudad. Su familia siempre se relacionó con el agua y sus hermanos mayores se aventuraron a la natación con relativo éxito. “Desde pequeño se ha volcado en lo que le gustaba. Si se proponía algo, lo acababa consiguiendo, porque centraba todos sus esfuerzos en ello”, recuerda Salva Gómez, Chava, madrileño como él y uno de sus compañeros en la famosa selección de waterpolo, la generación de oro.

10685323_359977400831170_612485151275789252_n

 

Ese tesón le llevó a dar el salto de Madrid a Barcelona, donde se cuecen los mejores talentos del waterpolo, y pronto llegó al equipo nacional. Oca era calculador, metódico y frío dentro del agua. Un galán que Dani Ballart define como histérico. “Todos le bautizamos así. Llevaba todo al máximo exponente, tanto dentro como fuera del agua. No para hasta conseguirlo. Si le venía de gusto comerse un donut, se comía seis. Si le apetecía una madalena, se comía una caja entera”.

De la brillante Selección que fue plata en Barcelona ’92 y oro en Atlanta ’96, Oca era uno de sus baluartes. Aquel equipo unió la escuela madrileña con la catalana y de las chispas que saltaron se prendió la mecha del éxito.

Ballart recuerda la exigencia de Oca y sus disputas. “Recuerdo enganchadas con él. Discusiones dentro del agua, pero sanas. No desde el punto de vista negativo, sino fruto de la competencia que había. Todos lo llevamos al límite. Si un pase no era preciso, se convertía en una mirada desafiante. Era una discusión tras otra. Pero que nos hacía crecer”.

Captura de pantalla 2015-08-05 a las 0.33.19La vida profesional de Oca se arrimó rápidamente al éxito y a la fama. Los jugadores de waterpolo se convirtieron en héroes nacionales y comenzaron a ser reclamados por las grandes marcas publicitarias cuando el marketing inició un camino globalizado. Y en una de esas, Oca dejó su deporte cuando ya lo había ganado todo, pero cuando apenas contaba con 28 años. “Se nos acercó mucha gente. Salíamos en todos los sitios, por televisión, en la revista Playboy… Se fijaron en Miki y le metieron en la cabeza la idea de ser modelo. Y ya hemos explicado cómo es Miki, un hombre que se vuelca al cien por cien en lo que le motiva y, en aquel momento, decidió cambiar de camino, porque ya lo había hecho todo en el waterpolo y no encontraba más ilusiones”.

Y así cambió la piscina por la pasarela, el bañador por los trajes y los vestidos a la última. Miki se adentró en la farándula. “Ya nos veíamos poco, aunque cada vez que lo hacíamos, la amistad se mantenía intacta. Era normal, Miki tenía otro trabajo, se alejó del waterpolo, y hasta que reemprendió su camino en el deporte, el contacto casi desapareció”, comentó Salva Gómez.

La carrera de Miki fue, nuevamente, breve, pero exitosa. El madrileño comenzó protagonizando junto a la populosa modelo Laura Ponte la campaña Torradas, para poco después ser portada de la revista GQ y ser uno de los siete personajes internacionales que dieron imagen a Allure de Chanel. Su fotografía estuvo durante varios meses en los Campos Elíseos de París.

217165_2015039974911_6064517_n

 

Mientras recorría medio mundo, estudiaba Arte Dramático, porque el cine también llamó a su puerta. Pero la farándula, como apunta Ballart, también le deparó otros vicios menos sanos. Un desliz con las drogas (como le ocurrió a otros deportistas de la Generación de Oro) que dejó de inmediato. “Me salió mi instinto de supervivencia”, apuntó Oca.

Corría el año 2004 cuando Miki se alejó definitivamente de su segunda vida y se enroló en una nueva aventura: a medio camino entre ese instinto de supervivencia que se había despertado en él y la farándula. Menos sano, pero duro, como él mismo definió. Oca fue finalista de la Selva de los Famosos, programa de Telecinco en el que unos participantes tenían que buscarse la vida para sobrevivir en una isla con escasos recursos y la audiencia decidía quién seguía y quién no. Aquella experiencia le marcó y le cambió sus hábitos. Se volvió vegetariano. “Por eso mantiene la figura”, bromea Salva Gómez.

Captura de pantalla 2015-08-05 a las 0.33.42Después de seis años lejos del agua, triunfando en otras lides, Oca regresó al waterpolo como entrenador. No hubo mejor club que el Alcorcón, el de su ciudad, donde era un hijo pródigo. Comenzó dirigiendo el equipo femenino para después cambiarse al masculino, siempre destacando por su capacidad para liderar grupos. Se fue labrando fama dentro del waterpolo nacional. Sus prioridades, además, habían cambiado. “A Miki le gusta ahora la tranquilidad”, comenta Gómez.

Para Ballart era lógico que regresase a su verdadero mundo. “Es el que tenemos todos de aquella generación. Vivimos muchas vidas en una sola. Han transcurrido muchas etapas en nuestra vida y nos pasaron muchas cosas. Adquirimos mucha madurez. Lo curioso y diferente de Miki es que se alejó del deporte y se pasó a la farándula. Pero al final no deja de ser farándula. Y su selva es el deporte, es lo primero que le enamoró. Todos sabíamos que volvería”.

La gran oportunidad le llegó a Miki en 2010. Joan Jané dejó de ser entrenador de la Selección femenina y Rafa Aguilar, seleccionador masculino y hombre vinculado desde siempre al waterpolo, le ofreció el cargo a Oca. El madrileño no se lo pensó y cogió las riendas de un grupo que, de lejos, no era lo que es hoy.

En su primer viaje con la Selección a Grecia, Miki rememora una anécdota que ahora es impensable. “Recuerdo que en ese primer viaje fuimos a comer a un bar y las veteranas estábais sentadas, mientras las pequeñas llevaban la comida a las mesas”, recordó en una reciente entrevista. El valor del grupo, ser una misma unidad, pero con distintos rostros, es la premisa de Oca, que comenzó manos a la obra a convertir la pieza de museo que es ahora este equipo.

Su primera medida fue confiar en el grupo de júniors que habían ganado el Campeonato del Mundo en Trieste (Italia) por primera vez en la historia y darle la capitanía a Jennifer Pareja, en quien veía una líder. Su primera experiencia fue el Mundial de Shanghai. Un fiasco, pues el equipo finalizó en undécimo lugar, un gran torneo mirándolo con perspectiva y después de los éxitos que se sucedieron después, teniendo en cuenta que aquella experiencia les sirvió para rodarse.

Pero el discurso de Miki poco a poco fue cuajando. Él siempre estuvo convencido de que detrás de esos cuerpos de apenas 20 años había un talento inmenso. “No hace falta ser un gran orador cuando conoces de lo que hablas. Las chicas no son tontas, saben que cuando Miki habla, detrás de sus palabras hay sentido. Él coge como referencia su experiencia. Lo que les dice es la verdad. Tiene estos gestos tan amigables, inocentes y próximos, que enganchan en el depor te femenino, y eso hace que pueda tener mayor empatía”, comentó Ballart, quien conoce a fondo al grupo femenino.

Captura de pantalla 2015-08-05 a las 0.34.07

El cambio de chip de las chicas llegó en el torneo de Kirishi, en abril de 2012, a escasos tres meses de los Juegos y antes de disputar el Preolímpico. En aquellos encuentros, España fue capaz de ganar a Grecia, campeona del mundo, o China, otra de las potencias. “Hasta entonces, ni nos lo creíamos, por decirlo de alguna manera. Es en esta competición donde nosotras comenzamos a ganar partidos, el ambiente era diferente. No es que no nos llevásemos bien hasta ese momento, pero fue donde cada una encontró su lugar y la motivación se respiraba en el ambiente”, recuerda Ru Tarragó, ahora jugando en la Liga estadounidense, uno de los cañones del equipo.

Luego llegó la apabullante victoria en el Preolímpico, la plata en Londres y el oro en Barcelona. “De nuestra generación sólo cuando hablaba Manel Estiarte nos quedábamos todos boquiabiertos. Aún hoy ocurre. Miki era como el resto, pero ha vivido muchas experiencias, llegó al éxito y, como es él, quizás las tiene enamoradas”, bromeó Gómez.

Oca ha vuelto 20 años atrás y en medio, un sinfín de experiencias que le sitúan como uno de los personajes más polifacéticos del deporte. Incluso tiene otra afición. “En nuestra época surgió Chiquito de la Calzada y a Miki le hizo mucha gracia. Se empecinó en copiarle el tono y los gestos. ¡Lo hacía igual! Todo siempre lo ha llevado al máximo”, recuerda Ballart. Y ahora está llevando al máximo al waterpolo femenino.

alberto martínez as

Fuente; Diario As.
Alberto Martínez

Queremos invitarte a jugar a waterpolo en Madrid con nosotros

donde jugar waterpolo

Plazas disponibles para todas las edades. Nuestras piscinas están ubicadas por todo Madrid (Alcorcón, Paracuellos del Jarama, Barajas, Vallecas, Villalba…).

Tenemos escuelas de waterpolo amateur y equipos de competición, según lo que busques. 

11270654_417115305136724_2025764825838764132_o   

Para ti o para tus hijos, tengas o no experiencia previa, queremos que te pases a probar sin compromiso

¡Te regalamos la primera semana de entrenamientos para que compruebes si el waterpolo es para ti!

15069097_10154739127192162_224460245997803971_o

Mándanos un mensaje en el formulario que tienes debajo si quieres venir a conocernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s