1984 Delgado y Estiarte, protagonistas

Al adentrarnos en el año 1984, con los Juegos Olímpicos de Los Ángeles como punto culminante de la temporada, no podemos dejar de citar un suceso que, de alguna manera, lo condicionó. Nos estamos refiriendo a la fortuita lesión en un ojo sufrida por el portero de la selección, Manuel Delgado, ocurrida en uno de los partidos amistosos de preparación olímpica que se habían programado.

Manuel Delgado, deportista de élite y puntal del equipo de España, se vio obligado a dejar el waterpolo, con todo lo que esto suponía, para él mismo y para la selección nacional. que tuvo que recurrir a los suplentes: Leandro Ribera, Mariano Moya y Juan Castellsagué, sin conseguir cubrir su ausencia de manera satisfactoria, pues la diferencia de clase era mucha.

Como decimos, esta circunstancia condicionó las actuaciones de nuestro “siete”, poniendo en boca de todos, una y cien veces, este interrogante: “¿Hubiera sido igual con Manuel Delgado en la portería?“.

Para las competiciones nacionales y con objeto de alargar la temporada preparatoria, el Comité Técnico de Waterpolo de la F.E.N. decidió que el Campeonato de Primera Categoría, con ocho equipos, tuviese dos fases: la regular, en forma de liga a doble vuelta, todos contra todos, y la de play-off, copiando los sistemas que estaba poniendo de moda el baloncesto norteamericano, que consistió en un torneo en piscina única para los cuatro primeros clasificados de la fase regular y otro similar para los clasificados en pospuestos 5º al 8º, acumulando los puntos de ambas fases.

Manuel Estiarte alcanzó la fama mundial en Los Ángeles 84 y poco después fue fichado por el Pescara italiano.

Manuel Estiarte alcanzó la fama mundial en Los Ángeles 84 y poco después fue fichado por el Pescara italiano.

El C.N. Montjuic, que había terminado la fase regular con dos puntos de ventaja sobre el C.N. Barcelona, supo mantenerlos y adjudicarse el Campeonato, seguido del club decano y con el C.N. Catalunya pisándoles los talones.

La Segunda Categoría se amplió a diez equipos, siempre con intención de tener a más jugadores en activo, pero sin que ello obedeciera a una real igualdad de fuerzas. Venció el C.E. Meditaran, que, con el Hospitalet y el Martorell, demostró una gran superioridad sobre los demás.

En el Torneo de 17-19 años el C.N. Barceloneta mantuvo su hegemonía y se dio un caso ciertamente inusual, la retirada de un club, nada menos que el C.N. Barcelona, enfadado por la expulsión de uno de sus jugadores por todo un partido.

El Torneo 15-16 años ofreció un formato algo diferente. En invierno la competición se celebró por un sistema mixto de clubs y de selecciones. Y precisamente la selección B de Castilla, con nombres que ya empezaban a pedir su atención sobre ellos, como Salvador “Chava” Gómez, Pedro “Totó” García, Jesús Rollán, Aureliano Díaz y Miguel “Miki” Gómez, logró la victoria ante Montjuic y Barceloneta, quedando estos hombres prácticamente seleccionados para Palermo, donde estaba programado un torneo internacional de esta edad.

Jesús Cabrera, Francisco Nieto, Pedro García, Francisco Casao, Joaquín Font, Luis Herrero, Nicolás Mercual, José Piera, David Roig, Pedro Casao, Miguel Gómez, Salvador Gómez y Juan Martínez

Jesús Cabrera, Francisco Nieto, Pedro García, Francisco Casao, Joaquín Font, Luis Herrero, Nicolás Mercual, José Piera, David Roig, Pedro Casao, Miguel Gómez, Salvador Gómez y Juan Martínez

En verano la competición volvió a ser por clubs. Y aquí triunfó el Barceloneta, seguido del Montjuic y de un pletórico San Blas, constituido por los más importantes jugadores de la selección B de Castilla que había triunfado en invierno.

En el Torneo de 12-14 años, el Barceloneta redondeó una gran termporada al proclamarse vencedor, como ya lo había hecho en los torneos 15-16 y 17-19 años, demostrando ser el club que mejor trabajaba entre los jóvenes.

A nivel internacional se jugó el anunciado Torneo de Palermo para jugadores de 15-16 años, en el que fuimos segundos, empatados con Italia. Como también el tradicional Torneo Juvenil de Pascua, celebrado en Barcelona, donde no estuvimos tan finos (quintos) y donde actuaron los árbitros Josemi Espinosa, Octavio Parrillada y también, creemos que por primera vez internacionalmente, Joaquín Fernández.

A niveles júnior y juvenil huno otros torneos: la Copa Diana en Sofía (terceros), con intervención como árbitro de Feliciano Romero, y un torneo al límite de los 16 años en Barcelona, con dos equipos nacionales en liza, con muchas esperanzas futuras, en el que fuimos segundos.

La participación olímpica, condicionada a una calificación previa, se inició en los Torneos de Marsella (terceros), Buisburg (terceros) y Dordrecht (sextos), aquí con intervención de Eugenio Asencio y Luis Cillero, con lo que se estaba dando oportunidad a todos los árbitros inscritos en las listas oficiales.

Manuel Estiarte, Diego Odena, José Luis Morillo, Antonio Aguilar, Jordi Carmona, Mariano Moya, Félix Fernández, Jordi Singes, Pere Robert, Jordi Payá, Jordi Neira, Alberto Canal, José Montero, Rafael Aguilar, Lolo Ibern (entrenador) y Jordi Sans.

Manuel Estiarte, Diego Odena, José Luis Morillo, Antonio Aguilar, Jordi Carmona, Mariano Moya, Félix Fernández, Jordi Singes, Pere Robert, Jordi Payá, Jordi Neira, Alberto Canal, José Montero, Rafael Aguilar, Lolo Ibern (entrenador) y Jordi Sans.

El Torneo Preolímpico tuvo lugar en Roma, injusta sede teniendo en cuenta que Italia estaba inmersa en él, con la participación de 13 equipos y varios rivales nada despreciables, aparte de Italia, como Australia y Grecia. Al final fuimos segundos, asegurando nuestra presencia en Los Ángeles.

En Los Ángeles, con la ausencia de Manuel Delgado gravitando sobre el equipo, pero con Manuel Estiarte de nuevo máximo goleador, tuvimos una fase preliminar discreta pero suficiente, al vencer a Brasil y a Grecia y perder con USA (8-10). En la final empatamos con Alemania y Austria, ganamos a Holanda y perdimos con Yugoslavia, y nos clasificamos en el mismo puesto que en Moscú, es decir, cuartos.

La verdad es que, tanto allí como aquí, salimos beneficiados de los boicots recíprocos que se hicieron este-oeste. Los árbitros actuantes fueron Eugenio Asencio y Leonardo Donnici, mientras que nuestro representante en el seno del I.W.P.C., Mateo Manguillot, dejaba su cargo de vocal, que venía desempeñando desde 1972.

La temporada internacional culminó con el Campeonato de Europa Júnior (al límite de los 20 años) que organizamos en la localidad tinerfeña del Puerto de la Cruz, donde los desvelos de Cornel Marculescu parecía que podían desembocar en un foco waterpolístico interesante. Después de nuestra discretísima actuación en Varna en 1982, donde por primera vez no estuvimos disputando la final, aquí las cosas se arreglaron bastante y conseguimos una medalla de bronce.

historia del waterpolo español

Fuente; Historia del waterpolo español (1908-1994)
Juan Antonio Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s