Feliz de poder enfrentarme a mi mismo

Llevaba tiempo sin actualizar Mi Diario, pero tampoco había sucedido nada relevante dentro o fuera de la piscina para escribir sobre eso.

Acabo de llegar a casa, estoy fatigado, aunque reconozco que estoy feliz.

Se cumplen 7 meses desde que me inicié en el waterpolo, y algo que me ha llamado la atención es que todavía no he jugado ningún partido oficial, sino simulaciones con los compañeros en los entrenamientos.

Ya he dicho más de una vez que lo que quiero es sentirme un waterpolista, disfrutar de este deporte (dentro de mis posibilidades), conocer gente con la que compartir buenas experiencias, aprender e intentar estar en forma.

Hoy no iba a ir a entrenar, ayer estuve entrenando y apenas toque balón, pensaba quedarme en casa viendo el partido del Juventus – Real Madrid de la Champions, pero finalmente mi compañero Orlando ha terminado por convencerme y en el último momento he cogido la bolsa y he ido a la piscina.

El entrenamiento ha estado genial, al menos para mi, porque hemos estado jugando un partido contra las chicas, desde las 22:10 hasta las 23:00. He jugado casi todo el rato y tengo que reconocer que me he sorprendido aguantando más de lo que pensaba que iba a ser capaz de aguantar (aunque me habrían venido bien algunos cambios).

He estado jugando en posición 5, cambiándome con el compañero que estaba en 4, y el resumen es que he hecho las mismas jugadas acertadas que desacertadas, un par de asistencias de gol y un par de balones perdidos donde no había nadie esperándolo.

La conclusión que saco del entrenamiento de hoy, es que me gusta jugar, que me apunté para esto

No para series de natación interminables (aunque sepa que hay que nadar y demás),  me he “sentido” waterpolista, y que gracias a estos partidillos puedo aprender esas cosillas del juego que solo se aprenden cuando estas jugando en el agua.

Me cuesta explicar todo esto, si tú también eres waterpolisita quizás me entenderás…

Espero que sigamos jugando estos partidos, porque aunque ya al final se me montaban los gemelos del esfuerzo al que no estoy acostumbrado, he disfrutado mucho, y si estuviésemos un mes repitiendo esto, mejoraríamos muchísimo.

Al final, a quien me tengo que enfrentar es a mi mismo para superarme día a día.

Para despedirme, darle las gracias a todos mis compañeros y compañeras que me están ayudando a mejorar y aprender y a hacer que ir a entrenar y a “sufrir” merezca la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s