La revolución física del waterpolo 1ª Parte

La escasa normativa reglamentaria lleva a una reestructuración, aunque los resultados de la misma no comportan cambios significativos. El waterpolo sigue siendo muy estático. Hungría, a partir de 1928 ostentará la supremacía absoluta durante 40 años (sólo empañados durante la Segunda Guerra Mundial).

En este primer período (previo al conflicto bélico) el equipo magiar incorpora la figura del jugador boya o avant-pique en el centro del ataque como novedad al sistema de juego, lo cual aún provoca un mayor estatismo en el juego, y descubre nuevos fundamentos técnicos, como el lanzamiento por golpeo de dedos, de M. Boszi.

Aunque es en esta etapa cuando se instauran los fundamentos técnicos y tácticos de este deporte de equipo, la acción de juego, en su globosidad, no ha evolucionado demasiado. El reglamento sigue maniatando el juego, ya que tras las faltas todos los jugadores deben permanecer en sus posiciones y nadie puede moverse, lo cual no favorece un desarrollo rápido y estratégico del juego.

En España, la guerra civil aletarga el fenómeno waterpolístico.

Esta situación permanece hasta 1948 donde la Federación Internacional, tras los Juegos Olímpicos de Londres, vota unos cambios de reglamento significativos que han de convertir al waterpolo, a partir de 1949, en un juego más rápido y vistoso que antaño, lo cual provoca un nuevo fenómeno;

LA REVOLUCIÓN FÍSICA DEL WATERPOLO

Primera revolución del waterpolo: Lo físico prima sobre lo técnico y lo táctico

En el reglamento del año 1949, y como fruto de una realidad demandada por todos los equipos y jugadores, se suprime el articulado estatismo y se permite el desplazamiento, independientemente de las decisiones arbitrales. Ello supone un cambio drástico en la concepción del juego, ya que a partir de ese momento los jugadores “nadadores” marcan la diferencia en las acciones de juego.

Con los rudimentarios técnicos y tácticos establecidos en la etapa del asentamiento, se establece un juego más rápido que favorecerá a los equipos de mayor poderío físico.

waterpolo 1965

Dicha reestructuración obliga a que los equipos, si quieren ser competitivos, posean jugadores muy rápidos y resistentes, y que, a nuestro parecer, fuesen buenos nadadores, lo cual obliga a trabajar y a mejorar la estructura física del entrenamiento waterpolístico y a conseguir jugadores dinámicos y resistentes en lugar de los jugadores estáticos de antaño.

Obviamente, también evolucionaban los fundamentos técnicos y tácticos pero el condicionamiento más relevante parecía estar en el trabajo físico. Este cúmulo de cambios estructurales tienen su constatación en el Europeo de Viena en el año 1950, donde es público y notorio el significado del gran cambio reglamentario postolímpico.

En España, la llegada del entrenador húngaro Andrés “Bandi” Zolyomy, acelera la reconversión e inicia una cuna de buenos nadadores que se encargarán de nutrir al Waterpolo. La selección Nacional está integrada por jugadores del C.N. Barcelona y Tomás Batallé es el primer árbitro español que logra la internacionalidad.

Hungría, tras el período bélico, afina motores y pone en marcha, de nuevo, su máquina arrolladora de buen waterpolo. Vence los Juegos Olímpicos de Helsinki, en 1952, y repite sus medallas de oro en el campeonato de Europa de Turín (1954), en la Olimpiada de Melbourne (1956), en el Campeonato de Budapest (1958), y sigue siendo la favorita en todos los torneos a los que asiste.

En la Olimpiada de Roma (1960), Italia apea a Hungría en las semifinales, favorecida por el fenómeno ambiental latino, y los transalpinos se proclaman campeones olímpicos de la mano mágica de “Bandi” Zolyomy.

España inicia una línea ascendente en 1951, que tiene poca continuidad, ya que el 8º lugar de la Olimpiada de Helsinki le cuesta a Zolyomy su cargo y éste se marcha a Italia.

Desde esta fecha postolímpica, el waterpolo español no deja de ser un conjunto mediocre en el que no se puede destacar ningún fenómeno waterpolístico de gran magnitud. Esto se ve agravado por el auge y los resultados de los nadadores españoles entre los años 1960 y 1965.

En C.N.B. continúa imbatido en la Liga Nacional.

libro waterpolo

Fuente; Waterpolo (Técnica-Táctica-Estrategia)
Dr. Mario Lloret Riera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s