Un mar de sensaciones durante el partido

Hoy se había organizado en nuestra piscina un partidillo amistoso contra los compañeros del Club Natación Máster Madrid. No voy a hablar del resultado, sino de las sensaciones que he sentido durante el partido que para mí ahora mismo es lo más importante.

Cuando la entrenadora me ha dicho que saliese a jugar, reconozco que los primeros minutos no me he sentido del todo bien, es decir, estaba como nervioso, desconcentrado, no sé si es una sensación normal de jugar los primeros partidos, pero sí que es cierto que luego cuando he entrado en calor me he sentido mucho más cómodo (no voy a decir todavía suelto).

He salido en posición 1, pero me he colocado mal, un compañero me ha tenido que echar la bronca un par de veces porque he hecho un par de pases malos y sin venir a cuento, un poco desastre todo, lo achaco a la inexperiencia en partidos.

Cuando me han cambiado y he vuelto a salir a jugar, esta vez ya me he notado mejor, jugando de 2 y cambiando la posición con el compañero que estaba de extremo cuando era necesario. Es una sensación agradable empezar a sentirte cómodo, pero es cierto que todo se ve mucho más fácil cuando estás sentado en el banquillo o en la grada a cuando te lanzas a la piscina.

Incluso en una jugada, han pasado el balón a boya que estaba cubierto por el cubre, y yo no sé si por suerte o por habilidad, he nadado hacia dentro librándome de mi defensor, el boya me ha devuelto el pase y yo he marcado un gol, con algo de miedo por si me volvía a doler el tríceps lesionado y por la bronca que me caería si fallaba.

Hay dos cosas que tengo que destacar, la primera, y no estoy seguro de si otras personas la tiene, es la de que me van a robar el balón si me la pasan, es como si tuviese algo de miedo a que me pasen el balón, cuando en realidad robar un balón en waterpolo no es tan fácil, lo normal es que si recibes el balón (sin tener al rival encima de ti) te de tiempo a alejar de él la pelota y soltarla para que piten falta si intenta quitártela.

Tengo que trabajar mentalmente para quitarme este miedo y tener más confianza en mi mismo cuando voy a recibir un pase, no pensar constantemente que me la van a quitar, y si me la quitan pues que le vamos a hacer, confiaré en que algún compañero pueda arreglarlo o sino tenemos a un porterazo listo para pararla.

La otra cosa es que el rival que me tocaba defender, que ha jugado ya a waterpolo anteriormente, me estaba agarrando a muerte del bañador que me daba la sensación de que me lo iba a partir en algún momento, y es una sensación muy incomoda que te agarren y te hundan, incluso me ha pateado varias veces para alejarme.

Las primeras veces me lo he tomado a mal, me ha molestado y me he revuelto contra él, pero después he comprendido que son lances del juego, que el waterpolo es un deporte donde hay esos contactos y que no debe afectarme negativamente porque en un arrebato de rabia puedes soltarle un golpe desafortunado y hacerle daño o ser expulsado del partido en el calentón del momento.

Sinceramente, sin importar el resultado, a mi este partido me ha servido de mucho, más incluso de lo que pensaba, me he divertido y estoy deseando poder seguir jugando partidos, aprendiendo, descubriendo sensaciones y aportando al equipo lo mejor que pueda.

Si quieres acompañarme en mi camino en el waterpolo, te invito a escribir tu correo electrónico en el formulario que tienes arriba a la derecha y seguir el Blog para que cuando publique nuevos artículos te avise con un mensaje. ¡Gracias!
nextpage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s