No volveré a entrenar sin descansar

Había pasado una mala noche, de esas que no has podido dormir bien, creo que me fui a la cama más tarde de las 3 de la mañana y después me desperté un par de veces. Durante la mañana no tenia muchas ganas de comer, aunque como bien dice la nutricionista Laura Martínez sobre el waterpolo y la alimentación, solo me comí un filete de ternera a medio día y no volví a comer nada durante la tarde.

Faltaba una hora para comenzar el entrenamiento en el Polideportivo de Aluche y me estaba preguntando si quedarme en casa a descansar o ir a entrenar.

Reconozco que odio faltar a un entrenamiento y si agua vez lo hago es por un motivo de fuerza mayor, y al final he decidido ir porque me gusta entrenar y porque si ya empiezo a faltar, al final esto no va a ningún lado y podría ser el comienzo del final de mi aventura en el waterpolo.

Acudo al entrenamiento y ya desde las primeras series siento el agotamiento de la falta de sueño y la falta de buena alimentación, un plátano o unos frutos secos me habrían venido de perlas, pero la realidad es que pasé más tiempo apoyado en las corcheras que nadando con mis compañeros, que realizaban las series incansables.

Al menos nuestro entrenador no me metió presión y me dejó descansar, cosa que se agradece cuando tienes un mal día o estas flojo por el motivo que sea.

Por suerte para mi, cuando empezó la parte de balón, en vez de jugar un partido, estuvimos haciendo un “rápido”, que es un juego de waterpolo al que todavía no había jugada y que consiste en ponerse todos en fila, lanzar desde 5 metros, y todos los jugadores tenemos tres vidas, si marcas gol le quitas una vida al portero, si fallas pierdes tú una vida y te toca ponerte de portero, pero tienes que ir rápidamente ya que el portero puede pasarle el balón al compañero que estaba detrás de ti y marcar gol antes de que llegues a colocarte.

Lo bueno que saco de el entrenamiento es que hice varios buenos lanzamientos a puerta, me alegra comprobar que poco a poco mi técnica de lanzamiento va mejorando (todavía a años luz de ser buena) pero al menos me voy sintiendo más cómodo y la meto dentro de la portería, y también aprendí que no debes ir a entrenar cansado sin dormir o sin alimentarte bien.

Si quieres acompañarme en mi camino en el waterpolo, te invito a escribir tu correo electrónico en el formulario que tienes arriba a la derecha y seguir el Blog para que cuando publique nuevos artículos te avise con un mensaje. ¡Gracias!
nextpage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s