Cómo ganar a un rival que es superior a ti

Esta es una cuestión que me he planteado varias veces desde que empecé a practicar waterpolo, un deporte donde casi el 99% de los jugadores a los que me enfrento son superiores a mi, ya sea porque tienen más talento o capacidades físicas, llevan más tiempo que yo nadando y entrenando su técnica, y es difícil afrontar un enfrentamiento cuando sabes que alguien es superior a ti.

A nadie le gusta perder, pero una cosa es que el rival te gane porque sea mejor que tú y otra es que seas tú mismo quien se rinda. Yo he tenido la sensación de rendirme en varias ocasiones, cuando ves que un niño de 15 años al que doblas en edad y que lleva desde los 6 nadando te saca media piscina en un contraataque. Es obvio que nadando igual a igual no voy a ganarle, entonces me pregunto a mi mismo ¿hay alguna forma de no perder siempre?.

En mi segundo día de entreno, después de pasarlo muy mal el primer día que me lancé a la piscina y comprobé que el waterpolo parece “facilísimo” cuando lo ves cómodamente sentado en el sofá de casa, pero tremendamente  complicado cuando te metes dentro del agua y no has nadado nunca, un compañero de mi edad que había sido waterpolista durante varios años y que ahora entrenaba a un equipo de aficionados y ex waterpolistas nos comentó: “esta muy bien que nadéis y tengáis fondo, pero esto no es natación señores, esto es waterpolo y para jugar al waterpolo tenéis que hacerlo con cabeza“.

Esto lo comentó porque estaba viendo que mis compañeros, que la mayoría eran nadadores, se movían sin dificultad por la piscina al estar acostumbrados al medio acuático, pero luego nadie hacia un pase bien a la mano, el balón se nos caía, en las jugadas de hombre de más nadie se colocaba en la posición adecuada, en resumen, un desastre. Estábamos nadando como pollos sin cabeza, al final para no conseguir nada, y la frase nos decía que nadar es la base del waterpolo, pero que si no hay cabeza y técnica, no podremos hacer nada.

Y así fue, a la semana siguiente el presidente de nuestro club concertó un partido amistoso contra los chicos y chicas del C.D Covibar Rivas, en la que sería nuestra primera simulación de partidillo y fue un desastre total, cada jugada era una contra y gol, yo me puse de portero porque era el que menos nadaba de nuestro equipo y pensé que así molestaría menos, pero hasta mis compañeros que habían sido nadadores lo pasaron mal, el balón pasaba por encima de sus cabezas, nadie sabía donde tenia que ponerse, lo que demostró que aunque tuvieses un buen fondo de natación si no había cabeza, estabas acabado.

Un par de meses después, sin haberme dado todavía por vencido, a pesar de mis limitaciones físicas (que no son otras que no tener experiencia nadando en un deporte que se practica en el agua) mis ganas son muchas. Durante mi asistencia al seminario de waterpolo que celebraron los compañeros de WINS Clínic en Zamora, Xabi Gómez dio una charla sobre las cualidades que debía tener un buen waterpolista y una de las más importantes era ser un jugador inteligente, alguien que supiese dosificar sus esfuerzos y hacer el juego fácil.

Tengo que reconocer que estos conceptos me dieron mucha motivación, y realmente son muy importantes para las personas con mi perfil (adultos sin experiencia que se inician tarde en el waterpolo como aficionados), donde van a encontrarse que las personas que les rodean son mejores (física y técnicamente) que ellos, pero si eres capaz de ser un jugador inteligente, quizás tengas una oportunidad de triunfar.

El combate de boxeo que enfrento a Muhammad Ali contra el gigante invicto George Foreman, un combate aparentemente desigual, que enfrentaba a un Ali en inferioridad contra un rival superior en fuerza, un rival al que no podía asustar ni dominar, que pegaba más duro que Ali, Foreman era determinante e imparable.

Pero Ali, a pesar de ser “inferior” fue inteligente y supo hacer las cosas adecuadas para vencer a un rival superior y llevarse la victoria, donde otros habían sido derrotados anteriormente.

Desde aquí mi conclusión sobre este tema, y siendo realista, es que va a ser complicado enfrentarme a rivales superiores a mi, pero si trabajo duro para ser un jugador inteligente, ya que por mucho que entre mi físico nunca podré superar el de una persona que lleva media vida nadando, quizás pueda tener una buena visión de juego para hacer el pase adecuado o lanzar en el momento oportuno, o para cerrar una contra en vez de intentar alcanzar al jugador que ya ha arrancado a nadar hacia mi portería.

Todas estas cosas tendré que descubrirlo yo mismo, pero me aporta mucha motivación saber que sí se puede.

Si quieres acompañarme en mi camino en el waterpolo, te invito a escribir tu correo electrónico en el formulario que tienes arriba a la derecha y seguir el Blog para que cuando publique nuevos artículos te avise con un mensaje. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s