Mi primer seminario de waterpolo en Zamora con WINS Clínic

Cuando empecé a practicar waterpolo hace un par de meses, me di cuenta que mi principal problema para avanzar no era mi evidente falta de fondo (no he dado nunca a mis 30 años), sino que desconocía las técnicas básicas del waterpolo, las reglas, es decir, que no tenia muy claro que debía de hacer cuando jugábamos un partido, y me sentía dando vueltas como un pollo sin cabeza dentro del agua.

Mi entrenador la verdad es que se esta portando muy bien conmigo, primero por darme la oportunidad de entrenar con ellos a pesar de mi inexperiencia, y lo segundo porque no me ha metido nada de presión y me permite ir a mi ritmo sin llegar a quemarme, pero imagino que él ha podido pensar que soy un adulto aficionado que se interesa puntualmente por el waterpolo, pero que seguramente en unas semanas lo terminaré dejando.

No va a ser mi caso, no me suelo rendir fácilmente y además me estoy enganchando mucho al waterpolo y a todo el mundo que le rodea. Y para no molestar a mi equipo, decidí buscar información en Internet. A principios de Diciembre, busque en Google algo en plan “escuela de waterpolo” o “aprender waterpolo base” y encontré varias opciones, pero vi que estaba enfocado a chicos y chicas más jóvenes de categorías inferiores.

No había nada enfocado para mi perfil, una persona adulta, aficionada, que no es nadador y que aunque no tiene experiencia le gustaría aprender la base. Y en vez de darme por vencido, me dije, ¿por qué no? Y me puse en contacto con WINS Clínic, y para mi sorpresa, me dieron la oportunidad de asistir al Clínic de Zamora a finales de Diciembre y no lo dude un instante, si me daban la oportunidad, iba a aprovecharla.

Hice la reserva de plaza y compré un billete de tren a Zamora sin saber lo que me iba a encontrar, confiando en que me ayudaría a aprender esa base que todavía no había aprendido y así seguir motivándome a mejorar mi juego y a seguir conociendo personas del mundo de waterpolo. Mi familia y amigos me dijeron que estaba loco, que como se me ocurría irme a Zamora a finales de año a aprender waterpolo, y quizás no lo entienden porque ellos no se han metido al agua como yo y han cogido la pelota.

1ª Día en el WINS Clínic en Zamora

Justo el día antes del viaje veo en televisión que hay una huelga de trenes y a la mejor me quedo sin poder asistir, pero finalmente mi tren no es uno de los afectados y puedo poner rumbo a Zamora con mi bolsa de entreno dentro de la propia maleta.

Salí desde la estación de Chamartín a las 7:20 de la madrugada y llegué a Zamora a las 9:30, un viaje tranquilito. Lo primero que veo al llegar a Zamora es mucha niebla y un frío de muerte, pero me da igual porque he podido llegar, que era mi mayor preocupación.

En el hall del Hotel Rey don Sancho me encuentro con los organizadores, Joan Lluís Albella, entrenador del Askartza, David Rodriguez, entrenador del Club Waterpolo Anglès, Xabier Gómez, portero del Askartza y Gerard Reixach jugador de la liga francesa en el Nautic Club Angérien. Nos saludamos y desde el primer momento me parecieron muy cercanos, algo que valoro mucho, sobre todo en un entorno donde me siento un pañales.

Cuando llegaron el resto de asistentes, fuimos todos juntos a conocer la piscina donde íbamos a entrenar, en la piscina Municipal “Los Almendros”. Yo estaba un poco acojonado por si no aguantaba el ritmo de entrenamiento, porque todavía estoy un poco verde y mi fondo físico es limitado, pero tengo que reconocer que me sorprendí a mi mismo aguantando bastante bien las dos horas de entreno.

10888415_432811050200212_6259657746127302829_n

Fue diferente para mi porque se enseñaron cosas que cualquier Club podría considerar “básicas” pero que a mi me vinieron de perlas, realmente es lo que estaba buscando, un lugar donde aprender lo que aprende cualquier chico o chica que se inicia de pequeño en el waterpolo y le explican cuando esta comenzando. Yo me preguntaba ¿de qué me sirve entrenar todos los días si no entiendo el por qué de lo que hago o qué debo hacer exactamente?

Terminamos el día con una charla de Xabier sobre la importancia del equipo, de la comunicación entre jugadores y con el entrenador, del liderazgo y de ser un jugador inteligente. Tengo que reconocer que me encantó porque una de las cosas que más me gustaría experimentar en el waterpolo es esa unión de equipo, esa confianza con el grupo, sentir el apoyo de personas que entrenan y sufren igual que tú con un objetivo común.

2ª Día en el WINS Clínic en Zamora

La noche no la pasé muy bien, me costó dormir y me desperté por la noche varias veces, quizás en parte por dormir fuera de casa y por la adrenalina que se genera cuando estas haciendo algo que te apasiona y llena de energía.

Comimos a las 12 porque nos tocaba ir de 1 a 5 de la tarde en el entreno más largo del fin de semana, nada menos que cuatro horazas. Empezamos recordando lo explicado el día anterior y añadiendo nuevos ejercicios para mejorar la técnica, posición el boya, recibir el balón y lanzar, atacar en arco, entre otras cosas. Destacar la explicación magistral y con un tono de humor que ha hecho Joan sobre las posiciones del waterpolo, que me han sido tremendamente útiles para comprender mi posición en el campo y qué debo hacer tanto en ataque como en defensa.

Después de varios ejercicios ha tocado echar un partido entre los compañeros del Clínic, yo lo estaba deseando. En el partido la buena noticia es que me sentí físicamente mejor de lo que esperaba, aunque es cierto que después de varios minutos ya estaba con la lengua fuera y pidiendo el cambio, pero tengo que decir que se va notando el esfuerzo que hago semanalmente entrenando, y que este es un deporte agradecido donde rápidamente puedes ver una evolución, diferente a otros deporte que requieren más tiempo de entrenos y dedicación para ver resultados.

15900_433639300117387_2575936874444592482_n

La “mala” noticia es que por mi culpa nos comimos dos contras que acabaron en gol, y viene porque debido a mi inexperiencia cuando yo o un compañero lanza a puerta me quedo mirando el balón a ver si entra o el portero la para o que pasa, y cuando me doy la vuelta mi marcador ya esta nadando más allá de media piscina, a mi no me da tiempo a alcanzarle, y como va solo el portero se la pasa y es casi uno contra uno frente a nuestro portero.

He aprendido la valiosa lección de ir cerrando si un compañero va a lanzar o si yo mismo lanzo según suelto la pelota ya tengo que estar nadando de vuelta para que el jugador que me defendía no se me escape solo y cortar la contra. Cosas muy interesantes que a cualquier waterpolista que lleve tiempo practicando le pueden parecer obviedades pero que para mi, por desconocimiento, me ha hecho sentirme bien poder corregirlas.

3ª Día en el WINS Clínic en Zamora

Finalmente llego el inevitable último día de un fin de semana que estaba siendo épico, no solo por todos los conocimientos que estaba aprendiendo, sino por los momentos de constantes risas que hemos pasado estos días que han sido increíbles.

Por la mañana después del desayuno tuvimos una charla técnica post-partido, para preparar el partido de cierre que íbamos a jugar todos los asistentes del Clínic contra el absoluto del Club Waterpolo Zamora.

Llegamos a la piscina y yo noto un ambiente diferente, una tensión que no había el resto de días, somos el equipo WINS y queremos llevarnos la victoria frente al equipo local. De momento solo había jugado partidillos de entrenamiento cuando empecé en el Club Deportivo Covibar y después en el equipo B del Club Natación La Latina, pero cuando Joan me dijo “venga va Enrique, tu primer partido, ¿eh?”, me dio una sensación de mariposeo en el estomago que no había sentido hasta entonces.

66064-dsc01910-copy

Es cierto que iba a ser mi “primer” partido, al menos un partido en condiciones con sus cuatro partes de 8 minutos contra un equipo de jugadores que no conocía pero que tenían pinta de ser todos mejores que yo. Después de un breve calentamiento, y algunas indicaciones de David y Gerard, que iban a hacer la función de nuestros entrenadores comenzamos el partido, yo en el banquillo porque aunque el de más edad entre los asistentes, era el que menos experiencia tenia y me tocaba observar desde la banqueta los primeros minutos.

El partido empieza y marcamos nosotros el primer gol, después nos empatan y a lo largo de los cuatros he podido jugar varios minutos, no muchos la verdad porque físicamente ha sido muy duro, aunque me he sentido cómodo en la parte técnica porque he podido aplicar lo aprendido durante el Clínic, y por primera vez no me he sentido como un pollo sin cabeza yendo de un lado para otro de la piscina.

He intentado aportar cositas, desmarcarme, hacer buenos pases, hasta incluso un lanzamiento a portería, intentando evitar algunos de los errores que cometí el día anterior en el partido de entrenamiento.

Finalmente hemos quedado empate a 7, los hemos dado todo por las dos partes, el CW Zamora ha puesto la superioridad física de la edad y el ser un grupo que se conocen, pero los chicos del WINS me han sorprendido por su calidad y las ganas que le han puesto, que alguno de los jugadores del Zamora han comentado después lo buenos que eran los nuestros.

Al finalizar el partido nos hemos saludado todos, posando para algunas fotos e intercambiando impresiones. Ha habido muy buen rollo y desde aquí tengo que alabar las ganas que tienen los compañeros del Zamora de seguir jugando y mejorando, a pesar de estar limitados por vivir en una provincia donde no hay más equipos para jugar y que han tenido que crear el proyecto Waterpolo NOROESTE para fomentar el waterpolo en zonas de España donde no hay mucho equipos y la situación les limita. Les deseo mucha suerte porque tienen muy buena actitud y ha sido un placer jugar contra ellos.

10407416_433311793483471_5257589170700167950_n

Para finalizar este artículo del que ha sido mi primer seminario de waterpolo, tengo que dar las gracias a todos mis compañeros que a pesar de que podrían haberse descojonado de mi por meterme en una actividad donde la edad media era de 15 años, que se han portado muy bien conmigo y han sido muy majetes todos.

También agradecer a los organizadores que desde el primer momento se han sabido adaptar perfectamente a mi situación “especial”, que me han hecho sentir uno más y me han enseñado un montón de cosas que me van a permitir evolucionar como waterpolista cuando comience los entrenos en 2015 en mi Club.

Además para redondear un fin de semana de lujo, a partir de hoy voy a colaborar con WINS Clínic en la difusión de sus seminarios por toda España y fuera, aportando mi granito de arena, que no es dentro de la piscina sino con mi experiencia de mi trabajo que tiene que ver como Internet, páginas web, posicionamiento y demás cosillas que espero que les puedan ser útiles, porque sinceramente a mí, estas actividades y propuestas de formación me parece que son fundamentales y la calidad de esta en la que he participado ha hecho que no dude ni un segundo en formar parte para que siga creciendo y llevando el waterpolo base a cualquier personas, chico o chica, joven o adulto, que tenga ilusión por aprender.

Si quieres acompañarme en mi camino en el waterpolo, te invito a escribir tu correo electrónico en el formulario que tienes arriba a la derecha y seguir el Blog para que cuando publique nuevos artículos te avise con un mensaje. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s