Manel Estiarte; “Del perder puedes aprender, sí. Del ganar más”

Manuel Estiarte, considerado el mejor jugador de waterpolo de todos los tiempos, nació en 1961  en la ciudad de Manresa. Desde muy pequeño empezó a intimar con el que acabaría siendo su medio de vida, el agua, en las instalaciones del Club Natación Manresa.

Inconformista, de inteligencia muy aguda, luchador y con una intuición casi demoníaca, debutó con 15 años en la selección española absoluta y ha disputado cinco Juegos Olímpicos consecutivos. Fue oro en Atlanta’96 y plata en Barcelona’92, Manel Estiarte también fue máximo goleador en juegos de Moscú’80, Los Angeles’84 y en su casa, en Barcelona. 

1.- ¿Qué querías ser de pequeño, pensabas entonces en jugar al waterpolo?

Cuando tenía 4 o 6 años mi madre ya me llevaba a la piscina porque mis hermanos nadaban, pero a mí no me gustaba ser nadador. Lo que sí es verdad es que, cuando tenía 11 o 12 años, mi madre me recordaba que yo le decía que quería ser nadador cuando ella me decía que tenía que estudiar. De alguna manera era cierto, dejé la natación por el waterpolo pero se puede decir que he vivido en el agua.

2.- ¿Por qué el waterpolo y no el fútbol, ​​que es lo que quieren todos los niños pequeños?

Como yo no podía decidir porque era muy pequeño, mi madre me llevó a la piscina por comodidad, hice muchos amigos en el club Natación Manresa, me gustaba mucho ir allí, me encontraba muy bien. Con el equipo, después del colegio íbamos a entrenar y poco a poco fuimos haciendo algo cada vez más en serio.

3.- ¿Qué hay que hacer para llegar a ser considerado el nº1 mundial del waterpolo?

Uff! Yo creo que cuando eres pequeño no tienes que pensar en llegar a ser el mejor del mundo, tienes que ir creciendo con una serie de ambiciones y metas pequeñitas, con el paso del tiempo y la edad ya son muy grandes de por sí solas. Ganar con mis compañeros era lo más importante para mí y cuando me hice mayor quería ser campeón de Cataluña. La ambición creció conmigo. Cuando eres joven tienes que crear unas pautas de disciplina, de regularidad, de ganas de hacerlo bien, no de ser el mejor.

4.- ¿Sacrificios?

El deporte te da mucho, pero también tienes que darle muchas horas, mucho tiempo. Cuando era pequeño, antes de ir al colegio, a las 6:30 de la mañana iba a entrenar con mi hermana y al terminar el colegio volvíamos a la Piscina de la Manresa de nuevo a entrenar. Los fines de semana la gente se iba de viaje y nosotros teníamos que ir a las competiciones, también en verano nosotros teníamos compromisos y la gente se iba de vacaciones. Siempre hay sacrificios, pero también es un ambiente muy bonito donde conoces gente, países. Tiene sus ventajas.

manel estiarte waterpolo

5.- ¿Qué es lo que más te atrae de todo este mundo?

El compañerismo, el convivir con la gente a la que le apasiona lo mismo que a ti. Las victorias, las derrotas, todo tiene un sabor que pasa con el tiempo. Cuando ganas, al cabo de una semana ya no te acuerdas de la victoria y cuando pierdes, pasa lo mismo. Pero las vivencias, la gente nueva que conoces eso sí que queda para siempre.

6.- ¿Cuál ha sido el momento más dulce de tu carrera?

Hay muchos, he jugado tantos años… pero quizás el más gratificante e inolvidable fue la medalla olímpica de Atlanta 96.

7.- ¿Entonces perder la final en los JJ.OO de Barcelona 92 fue el más agrio?

Sí, esa final tiene un doble sentido. Por una parte, la plata fue la más importante en aquellos momentos, por qué España nunca había conseguido una medalla en unos campeonatos olímpicos. Pero también es cierto que habíamos perdido una final olímpica en casa y que tuvimos nuestra oportunidad de ganarla. Te queda un buen gusto por una parte, pero también por otra se te queda un muy mal sabor de boca. Por eso, conseguir un oro a los cuatro años tuvo un significado tan importante.

8.- ¿Cómo mantienes la ilusión de seguir jugando después de tantos años?

En estos últimos 10 años, que son los que más cuestan porque te vas haciendo mayor, hay dos cosas muy importantes. La primera, unos compañeros excepcionales y el otro, las victorias. Ser campeón del mundo o campeón olímpico te da energías para continuar y esto lo hemos conseguido muchas veces en los últimos años. Y también porque me gusta mucho el deporte y es algo que cuando lo deje, ya no volveré nunca más ha hacerlo.

9.- ¿Cuál es la fórmula mágica para que en España el waterpolo consiga tanta repercusión como tiene por ejemplo en Italia o Hungría?

Nosotros ya no podemos hacer más méritos. Lo que falta es un poco más de empuje desde fuera de Cataluña. Falta el waterpolo en España, y muchas ciudades donde no saben todavía qué es el waterpolo.

waterpolo manel estiarte

10.- ¿Consideras que Cataluña es la Comunidad Autónoma más waterpolista de España e incluso del mundo?

¿Del mundo?, debería hacer unos cálculos primero, pero en porcentaje de territorio que tiene Cataluña respecto a Hungría, Italia, Croacia, tiene muchos equipos de waterpolo y mucha afición. ¡Sólo Barcelona tiene 30 equipos de waterpolo!

11.- ¿Con la victoria del equipo madrileño Real Canoe C.N. en la Liga Nacional podría haber un cambio?

Hemos sufrido una gran desilusión con esto. Era un buen primer paso, pero hace dos semanas nos comunicaron que el Canoe renunciaba jugar la Copa de Europa. Si damos un paso adelante para popularizar el waterpolo en otras Comunidades Autónomas pero damos dos atrás, mal vamos. Que juegue la Copa uno de Cataluña, entonces. ¿Qué imagen hemos dado ahora en Europa con la renuncia del Canoe sin presencia de equipos españoles entonces?

12.- ¿Cómo ves tu regreso a España?

Es la última etapa de mi carrera y eso ya lo hace especial. Tendré la sensación de que cada partido que juegue en una piscina diferente será el último que haga en esa piscina.

13.- ¿Cómo se vive el waterpolo en Italia?

En calidad, ganamos nosotros, pero ellos lo tienen más repartido por todo el territorio. Esto crea competitividad, que es lo más importante. Italia tiene mucha ventaja en eso. Se practica waterpolo en todo el país al mismo nivel, si en España se practicase waterpolo en todas las provincias el waterpolo ya no sería un deporte minoritario y se crearían más piscinas y mejores instalaciones para su practica, habría afición, etc.

14.- ¿Te preocupa qué harás después de retirarte?

Me gustaría estar cerca del waterpolo como directivo, pero no como entrenador. Tengo una empresa que funciona muy bien en Italia y cuando deje de jugar me quedaré a vivir allí con mis dos hijas y mi mujer porque allí tengo mi vida hecha.

15.- ¿Qué aconsejas a la gente que apenas han comenzado a jugar en un equipo nuevo de waterpolo?

Que pongan mucha ilusión, ganas, compañerismo, y que no piensen en ser campeones olímpicos, que hagan caso al entrenador y hagan bien las cosas. Yo cuando empecé con el Club Natación Manresa y jugábamos con el Barceloneta nos pegaban unas palizas de impresión, pero llegó un momento en que los ganamos, con el mismo equipo que empecé, con los de mi edad. Al cabo de tres años, ya ganábamos a los infantiles del Barcelona. Poco a poco, paso a paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s